13 dic. 2011

Lenguajes

Cuando todos excepto uno, lo felicitaron por su brillante trabajo de ingreso, supo con certeza quién será el primero en caer bajo el hechizo de su encanto.

25 nov. 2011

Misión imposible

 "¡A pique! ¡A pique!" gritan los demás fantasmas con entusiasmo. "No todos los días se ve un espectáculo semejante", piensa mientras apunta cuidadosamente al Mary Celeste.

13 nov. 2011

Pronóstico del clima (terio)

Tiempo muy frío por la mañana, con posibilidad de heladas. Para el mediodía, se espera la llegada de un huracán categoría 5 en la escala Saffir-Simpson, altamente destructivo. En la noche, ambiente muy seco y extremadamente caluroso. Tener prudencia en las cercanías.

29 sept. 2011

De ruidos a ruidos

¿Acelerones de estruendo? Eso no es nada. Ya verán (y escucharán, o tal vez no les dé tiempo) cuando termine el sabotaje al acelerador de partículas.

13 sept. 2011

27 ago. 2011

Instantánea en la Tierra

Le parece que algo no cuadra, se ven diferentes. Ah, sí, eso es: al posar, de alguna manera, los ángeles han perdido las alas, y los demonios, los cuernos.

26 ago. 2011

Mnemotecnia fallida

Las bodegas repletas de uranio no redituaron nada. Cuando llegó a negociar el precio, le corrigieron: "Te dijimos plutonio, güey, plu-to-nio...".

8 ago. 2011

Fuego amigo

Aunque su madre le dijo que no, que Santa Claus no encontraría a su papá en “la bola”, él confiaba que aún en plena guerra de Revolución pudiera traerlo, así que rezó con todas sus fuerzas por ello.
El día de Navidad, junto al árbol, en una caja muy bonita y vestido con sus mejores galas, halló el cuerpo frío y rígido de su padre.

Pierna envinada

¿Qué les diría a sus hermanos? ¿Qué aparte de que Santa Claus no existía, tampoco habría cena de Navidad? Trabajaban todo el día, como lavacoches, como vendechicles y como payasitos, ¿y ni siquiera cenarían, ya no pavo o esas cosas de ricos, sino lo que fuera?
Llegó el padrastro, con una botella mediada en la mano (pagada por ella y sus hermanos, claro), y por su caminar, no era la primera. Le pasó la mano por el busto incipiente y la jaló, seguramente para hacer con ella lo que siempre había hecho desde que tenía seis años, desde que su madre huyó. Pero esa noche, estaba harta. Una rebeldía imprudente y decidida se apoderó de ella. Estaban en la cocina, y su mano se cerró sobre un objeto duro antes de que el ebrio se diera cuenta…
Esa noche cenaron pierna envinada, y Santa Claus, sin advertirlo, se llevó al padrastro en el camión de la basura.

31 jul. 2011

Grito de auxilio

¿En quién confiar? ¿En la abuela prostituta, en el padre indiferente, o en la madre maltratadora? Saben las cosas que suceden, pero se harán de la vista gorda. Aquí las violaciones son cosa de todos los días.

Narcocampamento

Los disparos de advertencia se escuchan por todo el lugar. De inmediato todos corren a ganar un lugar en la fila. Y es que a los últimos en llegar, ya no les toca cena.

29 jul. 2011

Ceguera

Ese amor siempre estuvo oculto a los ojos de todos. Incluso a los de ellos mismos.

Descubrimiento

Su fortuna desnuda estaba frente a él. Vaya sorpresa: siempre suya, y todo el tiempo oculta a sus propios ojos.

27 jul. 2011

Infinito

La dirección es correcta, pero ahí no hay mas que una escalera de caracol que asciende en un edificio que, de puro viejo, parece que se desvanecerá en un suspiro. Sube y sube, hasta que se pierde de vista. En algún momento, espera encontrar a alguien que le dé razón del anuncio: "Se solicitan vigilantes. No más paro, trabajo seguro para el resto de su existencia. Su contrato durará una eternidad.".

Imagen: gremlin

26 jul. 2011

Nostalgia

En el andén gritan "¡México, doce treinta!". Yo estoy listo, ya sentado, y sin embargo, el corazón permanece abajo: se resiste a viajar.

24 jul. 2011

Desorientación

¿Todavía no despierto? Soñé que me encontraba con una hermosa mujer, la cual no puedo decir que me haya seducido, porque yo la deseé desde que la ví, como si la conociera de años atrás, pero nunca hubiera logrado poseerla. Nos entregamos en un frenesí de pasión tal, que ahora no sé dónde estoy, qué quiero, dónde vivo, quien soy... y no me importa.


Imagen: gremlin

19 jul. 2011

Inocencia

Escondido, espía al público, compuesto casi en su totalidad por adultos. Sí, ahí esta; nunca se pierde el festival de fin de curso. Lo invade un estremecimiento cuando lo ve, y siente un poco de náusea al recordar lo que sucede durante los recreos del kinder. Todos los niños lo saben, y miran con lástima a aquel que llega tarde al aula.
Él quiere salvar a sus compañeros. Por eso, cuando le toque actuar, rugirá mucho y muy fuerte, para asustarlo y que corra, que se vaya lejos. Después de todo, por eso pidió el papel del Lobo.

13 jul. 2011

Tsunami

"Pero si lo único que hice fue mover una roca" pensó el gremlin, al enterarse de la emisión de la alerta.

5 jul. 2011

Colisión

Un hilillo rojo en el agua del mar era todo lo que quedaba de aquel magnífico barco de guerra, una vez que el escándalo terminó con su paciencia. Satisfecho, el cangrejito se acostó a dormir.

Obsesivo compulsivo

Sus últimas ataduras al mundo persisten. ¿Cómo carambas se olvidó de apagar la luz de la cocina?

De campeonato

"Lanzamiento de plumas" es el nombre del evento. Los ángeles se preparan, buscando entre las suyas, la más aerodinámica.

Contraproducente

Había deseado ser sirena desde que descubrió cómo se aparean los peces. Se le olvidó que también pueden cambiar de sexo.

Ser o no ser

Ellas mismas no estaban seguras. Él era el hombre indicado, pero ¿para cuál de todas?

También de dolor se canta

Se hacen pasar por sirenas para que nadie se fije: traen los pies todos cuarteados de tanto andar descalzas.

Fácil

 La caza de esa mariposa no era sencilla. Ágil como ninguna con las alas, sus giros repentinos daban envidia a cualquier bailarín de salsa.
Fue atrapada de la forma más increíble: alguien la llamó por su nombre.

Genealogía de trescientos mil millones de años

¿Alta alcurnia? ¿Qué saben ellos de ascendencia y clase? ¡Ningún linaje como el suyo! "Mis antepasados se remontan a épocas que ninguno de éstos se imagina", piensa con soberbia mientras observa la fiesta desde el buffet, la altiva cucaracha.

Prioridades

No pudo, a pesar de todos sus esfuerzos. Por más que intentó salvar su auto de la inundación, tuvo que resignarse a perderlo cuando la vida se le fue con la última bocanada de aire.

Tumor

Seguía ahí. Se desperezó, estirando los brazos que sentía un poco entumecidos por la anestesia y hallando muchos mutilados, pero eso no le preocupó. Una vez que se recuperara del todo, podría enviar nuevamente sus ramificaciones a través de las neuronas del infeliz que creyó poder ser curado.

Alto grado de dificultad

Su ejecución fue magistral: se deslizó hábil con giros y piruetas, sorteando con destreza los inesperados obstáculos que surgían a su paso; puso una y otra vez en peligro su vida, para asombro de los amigos que miraban atentos y expectantes, hasta hacerlos prorrumpir en aplausos de admiración.

La práctica previa había sido más fácil, puesto que el mosquito la hizo sobre el humano mientras éste estaba dormido.

Exquisito

 Puso tomillo y calculó que no sería suficiente. Agregó un poco de laurel y decidió que mejoraría con pasas y piñones. Finalmente, el cerdo quedó listo. Y tal como lo pensó, no sintieron nunca el sabor del veneno.

Culpable II

Había dejado a medio limpiar la mesa de la cocina, un error muy común. Los manuales de ciencias de la conducta dicen que casi siempre es ahí donde se localizan evidencias de la escena del crimen. Por eso, cuando oyó los gritos, supo que estaba perdida: su madre se ha dado cuenta de que en vez de orégano, puso tomillo.

Apariencia

Todos se preguntaban dónde estaría. Y es que se escondió cuando se vió en el espejo y constató avergonzado que presentaba la cara de enamorado más evidente del mundo.

Intencional

La gripe XXX hacía estragos en el mundo. Una vez identificada, rápidamente se calificó como pandemia. Sin embargo, no fue necesaria una vacuna; la población, seducida por el erótico placer de la infección, se contagió a sí misma tan rápido que la enfermedad desapareció: todos se volvieron inmunes.

Las mismas estupideces de todos los años

Beberte de un trago media botella de bourbon manteniendo el rictus impasible no tiene ninguna ciencia. Pero a ver, inténtalo mientras oyes discutir acerca de dónde pasar la Navidad, sin que lo escupas, ya sea por la risa o por el bostezo de aburrimiento.

Discriminación II

Enemigo "púbico" número uno fue el contundente veredicto. Nadie quiere una ladilla con SIDA.

Belleza

 "Todo aquel cuya cara no te resulta agradable, lo único que refleja es tu propia falta de confianza", me dice el monstruo de al lado, mientras me ayuda a perfeccionar en el espejo el peor aspecto que he tenido jamas.

Necesidad satisfecha

 "Cómprate un perro", me sugirieron. Obediente, me informé: supe todo acerca de razas, pedigrí, chips implantados, tatuajes, comida de acuerdo a tamaño, edad y actividad, entrenamiento, paseos, frecuencia del aseo, necesidades de compañía y juego, precios...

Ya no necesito preocuparme por esas cosas: ahora vivo tranquilo con Hades, mi mascota adoptada de un refugio para gatos callejeros.

Brillante mediocridad

Un buen chico malo es lo que es: bueno para nada y malo con los demás.

Todo en venta

Vivir aquí decentemente, como en cualquier otro lugar, no tiene mayor complicación.
Aunque esto sea una cárcel, sólo hay que saber con quién ponerse de acuerdo en el precio.

Muertos vivos

Mis balas tienen voluntad propia: los que más odio, siempre sobreviven en coma.

Católica

—¡Una maldita mosca!

—Bendita —contestó el insecto—. Acabo de salir de misa.

Haití 2010

Eso de la civilización no deja de ser algo relativo y la naturaleza siempre encuentra la manera de reír al último: millones de dólares en ayuda humanitaria versus la supervivencia del más fuerte.

Acompañamiento cuántico

La compañía eléctrica no es mala: neutrones cómicos, protones bailarines, cantantes quarks y electrones borrachos están en contra de semejante mito.

Diversión celeste

La compañía eléctrica no es mala. Si no me crees, pregúntale a las nubes cuándo lo pasan mejor: solas aburriéndose en el cielo, o cuando llegan los rayos para jugar con ellas, preñándolas de lluvia.

Cuatro años

Comenzaron a salir impetuosas por su boca toda suerte de palabras obscenas. No supieron lo florido de su vocabulario, hasta que le quitaron por la fuerza su muñeca consentida.

Erudición gastronómica

—Saben a sabor de saber —concluyó, al término de su banquete de camarones en salsa de tamarindo con guarnición de párvulos de primer grado.

Referencias

Homero maldice su suerte. ¿Acaso no pudo ocurrírsele otro estúpido nombre a sus padres? Unos creen que escribe poesía épica, y los otros, que es amarillo.

Matemáticas

Su creación no tuvo límites: inventó el infinito.

Célebre mediocridad

Dos ceros a la izquierda: eso eran los famosísimos hermanos.

Múltiple

"La vida en dos es aburrida", concluyó. De modo que acabó con siete personalidades.

4 jul. 2011

Infierno II

"Yo resolví todos los ejercicios del mejor libro de cálculo diferencial e integral en la prepa, no puede ser que lo haya olvidado...".

Divertido, el Diablo observa al genial cirujano. Los perfeccionistas siempre son plato fácil.

En quiebra

 "La Biblia no puede modificarse, Su Santidad", le contestaron. Harto, convocó entonces un concilio urgente, para evitar que la fortuna de la Santa Madre Iglesia, siguiera siendo saqueada por los legítimos herederos de sus sacerdotes.

XXX

"¿Lenguas extranjeras? ¿para qué? Si las nacionales son excelentes" concluyó, después del estupendo orgasmo.

Por la puerta

"Haciendo fila" contestaron al unísono, cuando les preguntaron cómo consiguieron salir tantos y tan rápido, del penal de alta seguridad.

Vigilia

En el ombligo de la amante ocasional del cura quedó un poco de ceniza. Y es que había que inicar la cuaresma de manera adecuada.

Compromiso

 Sobre su cuello, un hermoso collar de zafiros; en su dedo, el anillo de oro, y ahogado en su mente, un grito de auxilio.

Sapo

Los semáforos cambiaron intempestivamente, iluminando de verde las últimas imágenes de su vida.

A ojos cerrados

 "¡Uno para todos, y todos para uno!" era el grito de guerra de los intrépidos navegantes, para surcar el mar de letras desconocidas, confiando el uno al otro, el final de sus cuentos.

Intolerancia a la frustración

 ¿Alimentar su egocentrismo? ¡Claro que no! Aunque hay que ser sincero: ya nadie quiere ser su crítico debido a la alta mortalidad que ha venido imperando, de un tiempo a la fecha, entre ellos.

Resplandor transitorio

Una noche estuvo loca por tí. El resto de su vida se preguntó quién demonios eras.

En defensa del más débil

De sus entrañas brotó un fuego desconocido que le abrasó las ideas y la hizo estallar en furia: ¡cómo se atreven a tocarle un pelo a su amado, por más ensangrentada que le haya dejado la cara!

NaCN

"¡El J&B con el H2O!" gritó el afectado químico al sorprendido mesero, quien, harto de su presunción, trajo el whisky y el agua. "Yo también sé química", pensó mientras miraba malévolo como el cianuro sódico actuaba, dejándolo sin su petulante cliente.

Bochorno

Tatuado por siempre quedó el nombre en el casco, y el barco se hundió de vergüenza.

Indecisión

 "¿Expresionismo abstracto, cubismo, impresionismo? Debí haber pensado en eso antes", cavila decaído pincel en mano y ante el lienzo en blanco, mientras observa como se coagula la sangre en el cubo, donde aún gotea desde la garganta del proveedor.

No vida, no muerte

El gatillo no se mueve. El tedio impera. Apático, duerme para tener razones, al menos oníricas, de no existir. En vigilia no hay motivo para ninguna detonación.

Culpable

"Maldito leñador descuidado", pensaba. "Si mi mujer no le hubiese abierto algo más que la puerta y si no hubiera tomado yo su hacha antes de entrar, aún tendrían ambos algo qué mostrarse el uno al otro".

Mitos y realidades domésticos

 El vecindario completo quedó atónito: por fin, tras décadas de pacífica convivencia, la pareja más anciana, ejemplo para todos los enamorados, logró comunicarse de manera efectiva entre sí.

Manejo radical

Su parabrisas sigue sucio, así lo quiere, no le da la gana limpiarlo. Varios limpiaparabrisas tirados en las calles, señalan el camino recorrido.

Remedio infalible

 "Agua con hierbas, pero que esté tibia", dijo la nana. Y sumergieron por completo al chamaco para sacarle el demonio, hasta que dejó de respirar.

Presencia invisible

Un día lluvioso, notó que cada gota lo iba borrando, volviéndolo etéreo, intangible, ligero. Se dejó empapar y ahora es sólo un par de ojos que vuela por los aires, confundido entre las gotas.

Adecuado

"El Fénix" era el nombre que había asignado a su órgano sexual. El motivo era obvio para cualquiera que conociera a su familia.

Fin II

Murió de grosería, de maltrato y desprecio. De golpes inesperados cuando creía que todo estaba bien. De indiferencia y de miedo al dolor inmerecido.
Pobre amor, aguantó mucho. Pero los muertos no resucitan.

Origen familiar

La radio se oye, pero no emite señal de música. Tampoco es ruido blanco. Si te acercas a ella, querido lector, podrás darte cuenta que a lo lejos percibes gritos de niños que poco a poco van siendo cortados de tajo.

Todo en pequeño

Ser mínimo escritor minimalista no funciona: te pagan con cheques diminutos ínfimos honorarios.

Soledad

El pinche dinosaurio me tenía hasta la madre: por más que lo corría, no se iba. Hasta mucho más tarde comprendí que lo único que quería, era platicar con alguien.

Desdén

Escribéndolas, adquirieron vida propia. Las ideas se desarrollaron y volaron, llegando hasta la ventana de su amada.
Ella, ignorante de su ardor, las espantó con un gesto indiferente, cual moscas de verano.

3 jul. 2011

Sicario II

Con un versículo de Mateo finaliza el día. Es muy satisfactorio tener la conciencia en paz.

Tortura

El sonriente portero que les recibe no deja traslucir nada de lo que les espera.
Dentro y tras bambalinas, el animado verdugo prepara la lectura de un catecismo.

Lecciones bíblicas

 "Poner la otra mejilla", recordó al correr a empolvarse, cuando le avisaron que en diez segundos estaría al aire.

Reciente viuda

"Punto y aparte", pensó cuando terminó de enjuagar la bañera, ya limpia de la mezcla de ácido y marido.

Hilaridad

¿A cambio de tu alma qué te ofrezco? ¡Te conviene más venderme la caja de cerillas que traes en la mano!

En la recámara de la niña de la casa

Del armario salía un olor extraño, fétido primero, seco y apergaminado después. Con el pasar de los años, casi todo se volvió polvo, sin reconocerse ya los huesitos del bebé.

Miedo

Todas son sordas, o eso parece cada vez que se oyen gritos desde esa casa. Las mujeres bajan la vista y miran de soslayo, como si ahí no viviese nadie.

Rutina

Su vida, insoportable de tan aburrida, es ésta: levantarse, desayunar, oír gritar a sus víctimas, ejercitarse con los instrumentos de tortura, comer, bañarse, y al final del día, ir por alguno de ellos para, al día siguiente, alimentar a los demás.

Tierna fantasía

Habiendo perdido a su hijo nonato, mantiene la ilusión en su familia. Para ello, ha abierto el vientre a otra mujer, robando la vida que en ella crecía.

Mucho ruido y pocas nueces

Por favor, deja de decirme lo afortunado que soy al tener de comer. Si vamos a preparar quesadillas de sesos, ábrele ya el cráneo al mocoso y deja de parlotear.

Invitado de honor

Su rodilla fracturada años antes falló en avisarle que el tiempo cambiaría. Está atrapado sin remedio en la nieve movediza, hundiéndose poco a poco, de regreso al averno.
Mientras, en la calidez de un hogar, lo esperan ansiosas las brujas para iniciar la fiesta mensual.

El ciclo de la vida

Las penas flotan cuando el mar de lágrimas en el que navegan las emociones se satura con los condensados de errores pasados. Una vez en la superficie, se evaporan y viajan con los vientos de rebeldí­a, furia y miedo, para despejar nuevamente el cielo y mostrar el sol.

La cultura de la prevención

El resto del día tuvo la satisfacción dibujada en su rostro. Es increíble lo que hace un enorme orgasmo mañanero aún en una jornada espantosa.

Intimidad

"¿Ton's qué, cogemos?" oyó decir a una ronca voz cercana. Cuando quiso contestar "¿y entonces qué estamos haciendo?", se dió cuenta que la voz salía de los altavoces del cine.

Orgullo paterno

 El resto de año podrán hacer lo que quieran, pero hoy es día de fiesta: ¡su hijo ha concluído con éxito su primer secuestro!

Momento lineal

Su luz quedó atrapada en el tiempo cuando los traviesos fotones decidieron brincar la cuerda en toda la longitud de onda.

Se partió la madre

Por decirlo de forma delicada: cuando su vehículo aerodinámico de ocho cilindros chocó contra el muro a más de doscientos kilómetros por hora, la desaceleración súbita provocó que la transmisión de fuerzas fracturara los huesos de su rostro, modificando por completo su fisonomía antes de provocarle la muerte por asfixia debido a una obstrucción de la vía aérea.

Llegando al final

 "Nunca puedo escucharlas completas", pensó cuando las oraciones eran repetidas por la maestra de catecismo, un segundo antes de alcanzar el orgasmo en el confesionario.

Fotografía velada

Nuestra propia historia de fantasía no sobrevivió: fué atacada de frente por la inexorable luz de la verdad.

Diversión premeditada

Mi autopsia sí que cosechará aplausos. No en balde especifiqué en el testamento que, para heredar, cada uno de los interesados debe batir palmas y ovacionar cada vez que se extraiga un órgano.

Cena en abundancia

Nadie se movió y aquello comenzó a mosquearme. Todos me veían con fijeza y no a los ojos. Bajé la mirada y ví mi desnudez que mostraba además unos genitales deformes, monstruosos y sangrientos. Abrí la boca para gritar cuando sonó el despertador.

Concentrado literario

"¡Pa' su madre!", exclamó el refinado corrector de estilo, al observar sorprendido tal cantidad de pendejadas en un espacio tan breve.

ADN

Se puso a llorar, aunque no supo bien por qué. El ataque de llanto fue completamente inesperado, al igual que la sensación de alivio, al saber que aquel extraño conocido de toda la vida, no era su hijo.

Mínima existencia

Una minificción ultracorta es lo único que lo mantiene vivo. Su autor lo dejó pendiendo de la última letra.

Irreprochable

Era una persona intachable. Siempre se aseguró que todas las personas se confesaran, antes de ordenar que les rebanaran el pescuezo.

Luto

Desenrolla su petate teniendo cuidado de cubrir la mancha de sangre, lo único que queda en casa de su hijo nonato.

Simbiosis

La personalidad adolescente llamada Afrodita, se encarga de atraer al incauto; una vez a su merced, un implacable Ares aparece, ya que siempre es necesario el uso de la fuerza.

Desde otro rincón de la misma mente, los despreocupados Deimos y Fobos se divierten con el espectáculo, en tanto un goloso pero brutal Jacinto disfruta de los delicados orificios del ingenuo zagal.

Ocurrencias decembrinas

— ¿De quién fue la grandiosa idea de juntarnos? Con todo el quehacer que tenemos pendiente este mes… —dijo Gaspar, tomando una aceituna de la bandeja que el afortunado niño en casa del cual coincidían, paseaba por la sala.

—Ah, mira, no sé, pero yo la verdad, me la estoy pasando muy bien —contestó Santa Claus copa en mano, mientras veía a Melchor y Baltazar bailando con la señora de la casa y alguna otra invitada a la fiesta, a ritmo de salsa.

Misterio en Chapultepec (Fábula de la Ciudad de México)

—Te lo juro por ésta: nadie ha visto a la Kikos desde antier, cuando le hacía gracias a un fulano para ver si le daba algo de comer. Y ahora nadie sabe donde anda la Zulema tampoco.
—Seguro esas pinches ardillas se fueron de briagas y mariguanas. Cuando las encuentren hasta la madre, vas a ver que la regaste al armar todo este desmadre, dizque desaparecidas…
—¡Mira, mira! ¡Ahí viene corriendo el Tripas, trae hasta la lengua de fuera!
—¡Sálvese quien pueda! ¡Sálvese quien pueda!
—¡Ora! ¿Pos que te traes?
—¡Son los pinches chilangos, se van a cenar a quien se deje! ¡Ya empezaron a llevarse también los pavos reales! ¡Si se descuidan, hasta el puto panda se comen ! ¡AHÍ VIENEN! ¡CORRANLE WEYES!!!!!

Ventas de temporada

—Mamá, ya terminé otros tres renos de ramitas, ¿me compras una nieve? Ahí hay, junto al Santa Claus.

—No tenemos dinero, hasta que los vendas. Pero primero vamos a comprar un poco de alcohol para ponerte en las manos, y el resto que se lo beba tu papá.

Desvaríos navideños

"Ah, caramba" pensó, al ver pasar volando, tres renos rosas. "No vuelvo a aspirar 'nieve' barata. Con la otra al menos ví a Matthew McConaughey con tanga de Santa Claus".

La esperanza muere al último

—Mi amor, ¿dónde vamos a pasar la Navidad este año, con tu familia o con la mía?

—¡¿Cómo?! ¡Qué pregunta tan estúpida! —dijo cruzándole la cara con una bofetada, ni tardo ni perezoso— ¡Pues con la mía, idiota! ¿Por qué todos los años tengo que estar educándote?

Monometaficción

—Estoy harto. Nadie se fija en lo que escribo, pero todo mundo se ríe de mí.
—Sí.
—Son todos un hato de bestias, ¿qué pueden entender de mis textos?
—Por supuesto.
—No sé que hago esperando un reconocimiento que no necesito.
—Tal vez sea mejor dejarlo.
—Si. No se merecen mis letras.

Y haciendo caso de su personaje, el mono regresó a su árbol del zoológico y dejó a los humanos en su ignorancia.

Morir no es tan malo

Quiere matarlo de una manera inusitadamente dolorosa. Busca en sus recuerdos, se documenta en formas de morir, consulta con médicos, pregunta a los amigos, pero ningún sufrimiento alcanza para satisfacerlo.
Al final, se da cuenta de que funciona mejor jugar con todos esos métodos, pero dejándolo vivo.

Cólera

No lo creí hasta verme entre los otros: cortó mi cabeza, que con toda confianza apoyé en su regazo, para agregarla al ramo de sus trofeos.

Migraña

Hasta ahora, el gremlin ha logrado ocultar con éxito la verdadera razón de su aversión a la luz brillante.

Lento

Esperé en la fila del banco para depositar. Cuando salí, ya era el 2112.

Cirugía perfecta

Su ayudante ya tenía todo listo cuando llegó, sólo tuvo tomar el bisturí para iniciar. No hubo complicaciones, aunque hubo un momento cuando, al levantar la mirada a media intervención, algo dentro de su campo visual le provocó incomodidad. Sin detenerse a analizar el motivo, continuó. Se encontraba extirpando parte del cerebro, y eso reclamaba toda su concentración.
Habiendo terminado, al recordar el detalle, recorrió el quirófano con la mirada, buscando. Y ahí estaba: un número extraño junto al nombre en el expediente. Presa de la incredulidad, se lanzó a retirar lo que cubría aún la cara del enfermo y se quedó petrificado: ése no era su paciente. Aunque se llamara igual.

Regreso a la realidad

Esta era una mujer de 45 años de alta posición social, madre de dos hijas y esposa fiel. Primero con renuencia y luego, casi sin darse cuenta, habló, se quejó, se autocompadeció y gritó su dolor y su incapacidad para entender su vida y la de su familia al psiquiatra. Salió de ese consultorio llorando.

Tardó muchos minutos en recuperar la compostura. Pero cuando salió al escenario a agradecer al público junto a sus compañeros, su sonrisa de mujer soltera de 30 años, sin hijos y de clase media, no mostraba ya ni trazas del personaje.

En la escuela

—Si no me das tus lápices de colores te acuso.
—Pero los necesito para la tarea de hoy.
—No me importa.
—Si te los doy y no hago la tarea, mamá me va a castigar.
—Si no me los das, le cuento lo que hiciste anoche.
—¡Si lo que hice fue llevarte comida al armario!
—Sí, pero si le digo que me diste de comer cuando yo estaba castigado, seguro te va a quemar con la plancha y luego también te va a encerrar.
—Mejor cállate y ayúdame a vender la mota o nos puede tocar encierro a los dos.

Cambio de vida

*Para María Dolores

—¿Cómo puedes hacernos esto? —dijo su madre con voz temblorosa que reflejaba la decepción.
—Madre, ya te dije…
—¡Cállate! ¡Ingrata, desagradecida! ¡Alguien seguramente te metió ideas en la cabeza! ¿O acaso…? ¡Sí! ¡Seguro andas de puta con alguno! ¡A lo mejor hasta embarazada estás ya! ¿Qué te has creído, que nos ibas a ver la cara? ¡Desgraciada! ¡Pero ya verás…!
—No sigas diciendo cosas de las que después te vas a arrepentir — interrumpió, por única vez, su marido, con voz suave pero firme. Un incrédulo silencio se extendió entre los tres.
—Papá, lo que dice mamá no es cierto…
—Lo sé, princesa —contestó su padre con voz cansada—. Vamos a avisarle a la madre superiora que dejas los hábitos.

Trabajo y diversión

—¡Vete de aquí!— ordenó un médico.
—Han dicho que te fueras— indicó una de las enfermeras un instante después.
—¡Quítate!¿No ves que estorbas?— gritó otro médico al pasar a su lado.
—Pero ¿no entiendes que te vayas?— dijo el cirujano al verla sonreír divertida.

Cuando la Muerte se cansó de jugar, les dirigió una última mirada y se llevó al enfermo.

No hay peor sordo...

En la sala de Urgencias, un hombre muy serio de aspecto respetable e inmaculada bata blanca, habla con la acongojada madre:
—Señora, su hijo está muy grave. El golpe que tuvo lastimó mucho su cerebro. Hay muy pocas probabilidades de que sobreviva.
—¿Lo van a operar para que se ponga bien? —pregunta con un hilo de voz.
—Desafortunadamente, ninguna de las lesiones que tiene se puede tratar con cirugía. Por eso está ya en Terapia Intensiva, pero su vida está en serio peligro.
—Ahí lo van a poner bien ¿verdad, doctor? —argumenta esperanzada.
—Señora, necesito que entienda que su hijo está en peligro de muerte, y usted y su familia deben estar preparados, porque en las próximas horas cualquier cosa puede ocurrir. Deben pensar también en la decisión de donar sus órganos en caso de que la situación se presente…
—¡Se va a poner bien! Gracias por todo, doctor, yo sé que se va a poner bien. Voy a decírselo a los demás —dice sonriente con la confianza pintada en su rostro.

Futuro incierto

 —Somos demasiados —dijo uno al mirar en derredor.
—Y que lo digas —contestó otro sin pensar mucho, ocupado en esquivar el tráfico.
—¿A quién le importa eso? —intervino el mayor de ellos.
—Pues que pronto necesitaremos regular la natalidad o ve tú a saber qué, al rato no cabremos en este planeta... —reflexionó el primero.
—No empieces con tus cosas, ya vámonos.
—Sí, vámonos. —coincidieron los otros.

Y los trilobites se marcharon.

Opciones

"¿De qué escribiré hoy?" Se preguntó con una ligera angustia, frente a la página desnuda.
—Sabes que siempre puedes contar conmigo —respondió su mejor amigo desde el más allá.
—O conmigo —susurró la voz de su amante al oído.
—O con nosotros —dijeron los de la especie mutante, producto exclusivo de su imaginación.
—No te olvides que aquí estamos también —le recordaron los animales, vivientes y extintos, reales y míticos.
—Sé que no me temes y escribes con respeto, hazlo —sugirió con voz profunda y serena la Muerte.
—O de mí…
—Puede ser de nosotros…
Reconfortado, sonrió y empezó a escribir.

Ambigüedad

 — ¡Señor! ¡Malas noticias!
— ¿Qué sucede?
—Lo siento, señor. La máquina se volvió loca. Luego le salió humo y creo que se fundió.
— ¡Pero si era su primera prueba en humanos!
—Sí, déjeme explicarle…
—Las pruebas en robots fueron como la seda, no entiendo… ¿Qué le diré al general? ¡Me va a matar!
—El problema, creo, fue que la máquina sabía distinguir demasiado bien la verdad de la mentira…
— ¡Pues claro, grandísimo idiota, para eso estaba construida!
—Es que, señor, las respuestas de los humanos no eran mentira, pero tampoco eran la verdad y eso no entraba en ningún programa…

Negación

—Dijo alguien que no debo verte a la cara ¿es cierto? —preguntó el médico.
—Tú me has visto a la cara infinidad de veces, algunas por tu vida, pero más bien, a causa de la de otros—respondió risueña la Muerte recordando anécdotas.
—Lo sé, por eso me extrañó lo que leí. Pensé que tal vez te faltaba al respeto o algo así, por eso te lo pregunto directamente. Si es incorrecto, dímelo, y no lo haré más.
—No seas tonto. Yo soy lo que soy, y nada cambia decisiones tomadas. A veces, cuando no todo está escrito, aún tienen oportunidad de intervenir personas como tú. Pero una cosa es segura: si encuentro a alguien que no se atreve a verme a la cara, seguro me lo llevo por cobarde.

Accidente

Los espacios amplios, bien iluminados y de altos techos, comunicados por pasillos estrechos, olían a pollería. El efecto se acentuaba por la temperatura y humedad ambiental, que los hacían sentir como sumergidos en las vísceras de un animal.
— ¿Ya podemos empezar?—preguntó el profesor dirigiéndose a alguien fuera de la sala.
— ¡Ya mero, doc, orita viene Julio!—contestó una voz que pasaba.
—No se desesperen — dijo dirigiéndose a sus seis alumnos—, es que no podemos trabajar el cuerpo porque aún no se le ha hecho la autopsia.
—Pero… ¿tendremos que esperar a que se la hagan?— exclamó uno de ellos, sabedor del tiempo que eso consumiría y preguntándose si sería capaz de aguantar hasta entonces.
—Claro que no. Sólo vamos a trabajar el cuello, así que Julio vendrá a fotografiarlo. Una vez documentado, podemos empezar.
Retiró la sábana, y como por reflejo las miradas se concentraron en el cadáver desnudo tendido en la mesa. En efecto, el cuello era lo único que conservaba la normalidad.

30 jun. 2011

Omisión

Está viéndose,enojado, desde arriba en su ataúd. Como ahora puede oír, escucha los acordes del Réquiem en Re Menor de Mozart sonando en su funeral.
Se pregunta, una y otra vez, cómo no se le ocurrió escribir a él un réquiem cuando terminó la sinfonía Heroica, si el segundo movimiento es una Marcha Fúnebre.

Cuento histórico

—Toda Florencia podrá comparar. Estos desnudos son perfectos. Claro que no tienen la belleza de la escultura, aunque ese idiota piense que es sucia y polvorienta. Se siente aristócrata y no es más que un bastardo. Oh, esa raya no iba ahí... bueno, será la orilla del Arno —pensaba Miguel Ángel.

—Por supuesto que soy mejor. Hay que ver la fuerza expresiva en estos caballos. Tal vez sea una buena jugada alabar el trabajo de ese picapedrero. ¿Artista? No sabe ni vestirse correctamente —se dijo mentalmente Leonardo.

Al final, destinados a la sala del Gran Consejo del Palazzo Vecchio, del lado derecho los soldados desnudos emergerían del Arno para luchar en la Batalla de Cascina; del izquierdo, las armas de los jinetes florentinos ganaban el estandarte en la Batalla de Anghiari. Ambas, según Benvenuto Cellini, mientras estuvieron intactas fueron la escuela del mundo.

Celos

Otelo está furioso. Se acaba de enterar de que hay historias en las que los personajes son felices para siempre.

No es un lugar cualquiera

Desde que aprendió a leer y durante el resto de su vida quiso conocer ese lugar. Ahora tendría la oportunidad. Tal vez pudiera colarse por la entrada y que nadie reparara en su presencia… pero entraría, costara lo que costara. Estaba emocionado: vería en breve el infierno dantesco.

Sacrificio

Desde que vio el David de Miguel Ángel, ese fue su modelo a imitar. Cada vez que está por arrojar la toalla, recuerda aquella piel, tan tersa y lisa de la estatua, que da ganas de tocarla para ver si es real. Pero... ¡Aaaaah! ¡Duele tanto la depilación láser!

Esnobismo

 — ¿Te gustaría ir conmigo el fin de semana a Chapultepec?— preguntó el chico más guapo de la oficina.
“Qué naco, a Chapultepec. No mames, lástima de carita. Mejor le doy un buen cortón. Cómo se le ocurre que YO voy a ir a lugares tan populacheros.”
—Oh, lo siento, pero quedé con mi novio de ir a un antro en Polanco — mintió dándose importancia.
—No sabía que tenías novio— respondió decepcionado—. Bueno, ya encontraré quien quiera ir a ver El Lago de los Cisnes.

Inspiración

Era la primera vez que veía el original, tan conocido para él por reproducciones. Opinaba que el autor era un cobarde al limitarse a plasmar en una pintura lo que él decidió llevar a la práctica.

—La expresión del Dios no refleja con justicia la magnitud de lo que siente, pero se acerca— dictaminó antes de la última mirada a “Saturno devorando a un hijo”.

Borroso

No se sostiene en pie. El efecto de borracheras siglo tras siglo se nota ya en su físico aun cuando debajo se adivina una lejana belleza, tal vez perdida durante la búsqueda del placer de los sentidos; no logra enfocar bien la mirada, pero cree que la escultura que más se le parece —y la que más le gusta— es la que de él hizo un tal Miguel Ángel.

Vagando por el páramo

Camina entre las nieblas de Dartmoor. Apura el paso. Aunque sigue las indicaciones de un famoso detective, no deja de tener miedo. ¿Y si es real el famoso perro? La oscuridad lo rodea. De repente, un grito rompe la niebla:

—¡Tu padre es un cabrón hijoeputa como ustedes! ¡Vengan acá, bola de inútiles!. ¿Quién se tragó lo que dejé aquí? ¡Y ni siquiera han limpiado, puta madre! ¿Qué esperan, hijos de la chingada? ¡Los estoy llamando, pendejos! —y la retahíla sigue.

Suspira, sale de su escondite y se dirige a enfrentar con sus hermanos la tormenta que se avecina, no sin antes marcar la página de “El sabueso de los Baskerville”.

Murmullos en el Louvre

—!Pues yo no sé de que te quejas —estalló la Victoria Alada de Samotracia al oír los lamentos de la Venus de Milo—, al menos conocen tu rostro!

Sicario

Conmovido a su pesar ante La Piedad prometió mentalmente a Miguel Ángel que, siempre que fuera posible, evitaría matar personas cuya madre aún viviera.

11-M

Dedicado a las víctimas del atentado de Atocha, en Madrid.

Las hojas manchadas de un ejemplar destrozado del Quijote volaron a través de los rieles, llorando por la inutilidad de las pérdidas.

Efecto visual

Como no estaba de acuerdo, la llevó a una exposición de Frida Kahlo. La puso aparentemente de manera inadvertida frente a “La cama volando”. Funcionó; de inmediato, ella canceló el aborto.

Velocidad

Terminó la operación con 15 minutos de ventaja sobre su más cercano competidor. Satisfecho, apagó el reproductor que inundaba el quirófano con “El vuelo del abejorro”.

Discriminación

Debajo de un puente, se apretujan varias personas para evitar el frío de la noche.
—Pero van a ver, ahora que gane la demanda, los invitaré a la casota que me voy a comprar.
—Pero ¿porqué estás tan seguro de ganar? Los de la calle no le importamos a nadie.
—Los del CONAPRED me dijeron que va a ser muy fácil porque mi caso está bien documentado. Gracias a Dios y a Víctor Hugo— contestó Quasimodo.

Glosario
CONAPRED: Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (organismo autónomo mexicano).

Artes

—Mi libro no se ha vendido mucho, Henry. No saben reconocer la obra de un artista. Lo mismo me pasó con la pintura. Pero llegará el día en que todo el mundo conozca mi obra.
—La gente no nos comprende. Por cierto, no te he agradecido que me citaras.
—Esos judíos, como bien dice tu libro, son el primer problema del mundo, mi estimado Ford.
—Totalmente de acuerdo, mi querido Hitler.

Parte de la obra

Se hizo estallar en la ventana más alta de una de las torres y las partículas de su cuerpo quedaron esparcidas por todo el lugar. El motivo no quedó claro hasta que un periódico catalán informó que, el día anterior, este individuo supo que no había permisos para lanzar cenizas humanas, en el Templo Expiatorio de la Sagrada Familia.

Desviaciones

—¡No te permitiré colgar eso! ¿Cómo se te ocurre traer algo así a la casa? ¿Y si la ven los niños? No tienes una pizca de cerebro. ¿Qué dirían los vecinos si se enteran? Van a pensar que eres un degenerado y que yo te lo permito. Llévate tu porquería, ésta es una casa decente.

Harto, él imagina un departamento de soltero, con la copia de "El nacimiento de Venus" de Botticelli en el centro de la decoración.

Carta al purgatorio

Leonardo:

Como eres un genio de las matemáticas te preguntarás que haces ahí, si según tus cálculos ya has cumplido tu tiempo de penitencia. Pues bien, he hecho uso de mis influencias.  Te hemos perdonado el descuido para realizar algunas de tus obras dejándolas inconclusas, haber ideado máquinas de destrucción, tu enorme vanidad y el desmesurado orgullo, incluso el trato con cadáveres, tomando en cuenta que los resultados de esto último beneficiaron a muchos.
Lo que no te perdono es que durante siglos la humanidad ha estado intrigada con la figura a mi derecha en “La última cena”, derramando ríos de tinta acerca de su identidad. ¿Y yo? ¡En segundo plano por culpa de tus ambigüedades!

Lo siento. Sé que debo perdonar, pero me digo que fui hombre y tengo debilidades; algún día lo lograré y te traeré ante mi Padre. Mientras tanto, ten paciencia como la he tenido yo.

Jesús.

Inmortal

Dedicada a los fanáticos de la ciencia ficción.

Cuando algunos de sus personajes lo reactivaron, Asimov descubrió con sorpresa que él también es un robot.

Desterrada del paraíso

Siente que no vale nada. Además del intenso dolor físico de su cuerpo doblado en ángulos extraños, sufre la profunda pena —como otras a su lado—, de portar sólo unas pocas frases incoherentes grabadas en su alma. Infortunada hoja que no formará parte de obra alguna.

Palabras domingueras

Dedicada a todos aquellos a los que nos caen gordos los que usan palabras rimbombantes sin conocer del todo su significado.

El autor hizo que el protagonista defenestrase a su esposa. Habituado a su concepción de la palabra, olvidó que puede significar tanto “arrojar por la ventana”, como “destituir de un cargo”.
Por supuesto, el personaje optó por lo que más le convino.

Y él sin saber lo que era

“Metaficción ¿qué diablos será eso?”
Inmediatamente oyó ruido a sus espaldas. Al volverse, algunas de sus historias brincaban alegremente levantando la mano.

Coyuntura

Cuando llegó el momento de matar al coprotagonista, el autor descubrió que éste —enterado de sus intenciones por un personaje secundario— se había dado a la fuga.

Advertencia truncada

La primera vez que supe de ello platicaba yo con un amigo escritor:

—Empieza poco a poco, primero con los puntos y las comas, va llegando como en accesos. Pensé que era mi computadora. Pero trabajé en otras y lo mismo. Después empezaron a repetirse otros signos de puntuación y ahora ¡ya no puedo escribir! No sé que va a ser de mí —se despidió con un abrazo.
Hubiera olvidado lo que tomé por un disparate de no ser porque ahora soy yo el afectado. En este momento aprovecho que me siento bien para advertirles,,, ¡¡¡¡Oh,,,,no:::::::::::::::::::::!!!!!! Aquí´´´´´´´,,,,,,,, viene""""....... otra----------------------------------vez.......;;;;;;;;;;;””””””””””...........................................................................................

Aplicación obsesiva

Sueña con ser escritor. Sin embargo, esto le está creando problemas en el trabajo: se la pasa corrigiendo los errores de ortografía, gramática y sintaxis en las notas médicas de los expedientes clínicos.

Esquizofrenia virtual

Mi gato no aparece. Esto se suma a una serie de cosas raras que han pasado en estos días.
Por ejemplo: antier, justo al entrar un pájaro por la ventana, brotó la imagen de una lombriz en el monitor. Después encontré unas pocas plumas y excremento de ave en el teclado.
Ayer, rondaba por ahí mi gato. Sin tardanza el ordenador mostró un pájaro; de reojo alcancé a ver que el minino se acercó a fisgonear. No puse mayor atención.
Ahora no sé donde se metió. Hallé en las teclas pelos y manchas rojas, y cuando me acerco a la pantalla su imagen aparece llamándome.

Fecundación

Mi pluma penetra despiadada en tu vida; se introduce en tu intimidad, implacable y arrolladora, hasta que, en la culminación creativa, deje escapar un torrente de letras que engendrarán tu historia.

Punto final

—Hola, Muerte. Puedes irte, hoy no te necesito para contar la historia.
—No te preocupes. Ya no contarás ninguna.

Crimen perfecto

En cuanto asome la cabeza, estará perdido. El plan es cortar rápida y silenciosamente yugular y carótida en un solo movimiento. ¿Quién se cree ese escritor para sacarla de la historia? Esconderá el arma en el osito de felpa y continuará su vida de niña inocente sin preocupaciones que juega en el jardín.

Insulto a la vista

Cuando quiere ser hostil con el lector, llena su texto con faltas de ortografía.

Correcciones, o En busca del tiempo perdido

—Esa palabra no es —interrumpe una voz.
—Has puesto demasiadas comas en el párrafo —dice otra.
—Queda mejor si no usas adverbios en esa frase —aconseja una más.
Haciendo caso omiso continúa, sabedor de que si se detiene a oírlas, jamás escribirá nada.

Coherencia

—Vas a decirlo porque yo quiero —ordena el autor.
—Claro que no. Eso no va con mi carácter y personalidad —contesta su personaje.
—Yo te di el carácter y la personalidad, sé de lo que hablo. Dilo.
— ¡Me niego! ¡Socorro, el autor me quiere hacer decir algo que va contra mi naturaleza!
—Cállate, nadie te oye, esto está escrito.
— ¿Qué pasa, señores? Guarden compostura—se acerca un segundo personaje.
—El autor quiere que diga... —el primero susurra al oído del otro.
—Con todo respeto, escritor, creo que lo está confundiendo conmigo —observa el recién llegado después de escuchar.
—Por supuesto que no. Yo sé lo que escribo.
—A ver —indica al reacio—, di lo que quiere que digas.
—Pero...
—Dilo, hombre, o nos estaremos aquí todo el capítulo.

El primer personaje obedeció a regañadientes. La oración, al ser formulada por él, se leyó tan inverosímil que la escena acabó en la basura.

Mecanismos de defensa

—No me gusta ese tema.
— ¿Porqué?
—No lo sé, pero no quiero escribir acerca de ello.
— ¿Y qué vas a hacer?
—Bloquearme, supongo.
—Creía que el bloqueo del escritor era algo involuntario.
—Pues no, es como cualquier otra cosa: dices que no puedes, te lo crees ¡y ya está!

Paciencia anatómica

El autor decide descansar por un tiempo; mientras, en las profundidades de su lóbulo temporal, aguardan jugando naipes los fantasmas creadores de sus personajes, listos para dominar su vida en cuanto el tedio asome por el frontal.

Despedida

 Hoy vengo a despedirme de todos ustedes. Debido a las certeras opiniones de mis críticos he decidido no continuar. Concluyo que no sirvo para esto y es menester dejarlo, antes de confundir tesón con necedad. Estas son entonces mis últimas líneas, dedicadas a ustedes, amigos, para agradecer la paciencia y el tiempo invertidos en la lectura de mis textos. Ha sido toda una experiencia; los recordaré con cariño.

Adiós.

¡AJAJÁ! ¿Y qué dijeron: ¡uno más que muerde el polvo!? ¡PUES NO! Hace falta bastante más que eso para hacerme desistir. Así pues, me seguirán leyendo.

Reparación casera

Toma el relato que no sirve, lo coloca en la mesa de trabajo, y con paciencia y un desarmador, lo desmonta parte a parte. Primero en párrafos, luego frase a frase, después por palabras. Cuidadosamente quita signos de puntuación, los revisa, los limpia; le da brillo y con igual esmero vuelve a armarlo poco a poco, hasta —según él— terminar.
Al final, se da cuenta que sobran en la mesa dos comas, un guión y tres palabras, pero curiosamente, el texto funciona mejor.

Ficción para otros menesteres

Se oye el sonido de las teclas: “La incisión abarca desde el esternón hasta el pubis. Hay hemorragia masiva sobre los intestinos. El colon estalló, por lo que toda la cavidad abdominal se encuentra llena de…”...
— ¿Tienes que ser tan explícito? ¡Enseña tus entrañas, no las mías! —se lamenta el personaje.
—Lo siento, tendrás que soportarlo. Eres un caso para el examen de medicina— contesta el clínico sin dejar de escribir.

Manipulación

—Me hiciste morir en vano —reclamó el ruiseñor.
—Y a mí me hiciste matarlo para crear una rosa que no sirvió de nada —completó el rosal.
—Y encima concluyes que el amor es una tontería y es más práctico estudiar metafísica.
—No es así. Si se fijan bien, quien hizo todo eso no fui yo, fue la hija del profesor, una ingrata como muchas personas. Pobre estudiante ¿no creen?
—Visto de esa manera… puede ser— concedió el ruiseñor—. Vamos a buscarla —propuso a su compañero.
En cuanto se dieron la vuelta, Wilde sonrió reflexionando acerca de la pureza e inocencia de sus personajes.

Carta al lector

No creas todo lo que te dicen. No es verdad que los personajes acerca de los que lees son ficticios: somos muy reales; nacemos, vivimos y a veces morimos —una y otra vez—, aunque en un universo diferente al tuyo.
Alcanzamos a tocar, acariciar y reconfortar a los humanos, pero también podemos agredirte, lastimarte, morderte.
Tampoco es cierto que cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia: ya se ha modificado el curso de la historia en tu mundo cuando alguien, después de leer, buscó actuar como el personaje con el cual se identificó (Aquiles y Alejandro Magno, por ejemplo), o bien, se inspiró en creadores como Julio Verne para crear a su vez.
Sé respetuoso con las letras, tómalas con precaución. Hasta para leer hay que ser responsable.
Así que cuidado con tu próxima lectura. No sabes si la ha escrito un asesino astuto y calculador, un genio, o un idiota.
Aquí te esperamos.
Un personaje.

Ciudad de México, 24 de abril de 2009

Dedicada a los trabajadores de la salud que se vieron sorprendidos e ignorantes de las propiedades de la cepa mutante, durante el brote emergente de la influenza A.

Y cuando despertaron, los casi veinte millones de habitantes fueron conscientes de su patética fragilidad ante un pequeño virus.

Contradicción

—Con eso de la influenza, hay que cuidarse.Yo no me quiero morir— dice a su amigo, mientras digieren comida con mucho colesterol y fuman sendos cigarrillos.

Sin rival

Con desaliento observa cómo las fichas de dominó acumulan polvo. Nadie quiere jugar con ella, porque la Muerte siempre gana.

Adicción al juego

Falto de plata, propuso al barquero jugar al dominó la pasada del río. Desde entonces, las almas se las ingenian como pueden para atravesar el Aqueronte.

Recepción selectiva

Este artefacto no siempre se ve bien. Prefiere sintonizar los canales culturales y las buenas películas; las ondas hertzianas del Gran Hermano y los partidos de futbol le causan migraña.

Responsabilidades

Me han vilipendiado, despreciado, rechazado e incluso apodado: la caja tonta. Yo pregunto ¿quién escoge el contenido de las ondas hertzianas que se emiten, selecciona las que recibo y se muestra fascinado por ellas?

Eligiendo el blanco

El calor, la humedad y la sed casi lo han vencido. Ha visto dónde beben esos pájaros, pero no tiene fuerza suficiente para alcanzar el agua, en las alturas de la selva. Puede disparar a la planta parásita para hacerle un agujero de donde gotee aunque sea un poco, hacia la aridez de su lengua, pero sólo queda un proyectil.

Puente de Einstein-Rosen

En el momento que la azafata le alcanzó el agua, su tableta cayó. Buscaron infructuosamente. La reemplazó con otra y se olvidó del asunto, mientras leía sin creer, en la revista del avión, que un agujero de gusano es un túnel que conecta dos regiones del espacio-tiempo.
En un universo diferente, su medicina perdida es objeto de curiosidad por parte de un ser inteligente, quien decide ingerirla con su metano del mediodía.

Cataclismo

Dedicada a la hermosa península de Yucatán, un lugar como pocos.

Los dioses mayas marcaron el lugar en la península de Yucatán, y el ardiente suelo de piedra caliza cedió para dar a luz: nació un paraíso en forma de agujero en el cual —por indicación de ellos— correrá siempre el agua dulce.

Universos ignorados

Disfrutando la sensación del agua en su cuerpo, nada en la oscuridad.
Una súbita e intensa luz que llena todo, lo sobresalta. Desesperado, intenta ocultarse, pero no hay dónde huir. Las cómodas y protectoras tinieblas han desaparecido.
Desde arriba, a través de un agujero y varias lentes, un ojo, tan sorprendido como él, lo observa.

Memoria en fuga


A todos aquellos que sufren a diario por el Alzheimer, pacientes y familiares.

Siente que un agujero vive en su mente y elige los momentos más inconvenientes para aparecer. Se alimenta de recuerdos y surge cada vez con más frecuencia.

Al principio se llevó sólo cosas sin importancia: apagar la luz, comprar el periódico, lavar los platos. Luego, empezó a ser más agresivo: ir por su nieto, apagar la estufa, cobrar la pensión. En ocasiones se vio obligado a inventar algo para justificar sus olvidos. Después olvidó que eran inventos.

Hoy está en aprietos. Ha salido de casa y no se acuerda dónde vive. Tampoco recuerda porqué salió. Sabe que es urgente. "Tiene algo que ver con el agua, es importante, maldito agujero, agua, algo que ver con el agua, ah, y con su nieto, agua, qué demonios era, agua... ".

*Dedicado a todos aquellos, pacientes y/o familiares, que batallan día a día con la enfermedad de Alzheimer.

Sed

Avanza confiado. No se dará cuenta de que la botella pierde agua por un pequeño agujero, hasta que sea demasiado tarde.

La curiosidad no necesariamente mata al gato

No, eso no puede existir. Está observando un agujero en el mar, tan nítido como un bache en la carretera. Bucea para investigar y confirma lo que ve, como una burla a las leyes de la física: no hay corriente de agua ni material alguno que lo mantenga. Emerge para tocarlo desde arriba.
De repente, un grito desgarra la calma, mientras observa como el hueco al cerrarse ha cercenado limpiamente la mano.

Nave clase Olympic

—No desfallezcan, cumplimos la misión: encontrar agua en una superficie planetaria susceptible de ser colonizada o, al menos, para ser usada como fuente de abastecimiento. Resistan, pronto vendrán por nosotros.

—La... la encontramos, capitán —dijo alguien con voz emocionada pero temblorosa por el frío.

“Si, la encontramos —pensó con amargura flotando en el espacio—. Esa maldita roca de hielo nos hizo un agujero tan grande que apenas tuvimos tiempo de evacuar. ¿Indestructible? Con trabajo si logramos ponernos los trajes. Cuando lleguen las naves de rescate, estaremos todos muertos de hipotermia.“

Tiburón

Me observa: me ha elegido, veo su intención. Me hundo en esos ojos inexpresivos, oscuros, fríos. Estoy hipnotizado, no soy capaz de moverme. Lo veo nadar directo hacia mí, cada vez más cerca…
Una voz que me llama rompe el hechizo. Aún confundido, regreso a la realidad y salgo del acuario.

27 jun. 2011

Cuento de olor

El lugar es famoso por su buena sazón. Según sea el menú, huele a romero y albahaca, a tomillo y pasas, a laurel y ajo, a clavo y vainilla, a limón y agua de azahar.

Un día, el joven pinche advirtió un agujero en la pared y sin darle importancia, lo tapó. Los olores inundaron primero la cocina, luego todo el local, y finalmente escaparon a la calle.

Ahora, todo el pueblo conoce la carta con sólo inhalar.

Todo es relativo

"¿Qué puede pasar?", pensó. Tenía el arma en sus manos y sin más disparó a las olas. Observó asombrado el remolino que formó el agua al irse por el agujero; cuando quiso escapar ya estaba siendo succionado junto con peces, corales, botes, la playa, el horizonte, el sol poniente, la luna, las estrellas...

Inundario

No lo puedo evitar: el agua me hechiza. Con ver unas gotas, surge en mí el deseo impetuoso de sumergir lo que tenga a mano. Comencé muy niño: anegué el baño, el jardín, y en una ocasión memorable, la casa entera. Cuando llovía, sumergía insectos, ratones, gatos y perros.

Hasta ahora mi mayor logro ha sido el tanque de almacenamiento del pueblo. No creí que se vaciaría así de rápido. Seis casas resultaron dañadas y varias reses muertas. Me mojé de la emoción.
Ahora, la experiencia suprema. Lo tengo todo listo. En la base de la presa, una explosión provocará el agujero. El agua subirá varios metros en segundos y disfrutaremos todos hasta el orgasmo la inundación sincrónica de nuestros pulmones.

Vacío

Por más agua que tome, sigue sintiendo un agujero en vez de estómago. Ah, las cosas que hay que hacer para disminuir dos centímetros de cintura...

Emergencia

“Mmmm, qué agradable somnolencia, me quedaré dormido de nuevo.”
“Oh, algo lastima. Siento... tubos. ¿Qué es eso? Oooh, sueño otra vez.”
“¡Aaaahh eso duele! No, así no, se siente feo, para el otro lado, eso es, despacio. ¿Qué hago aquí? Estaba compitiendo. Sí, eso es. Luego, perdí el control. Ajá ¿y después? Polvo, acero retorcido, vueltas, me pareció ver rodar algo que parecía… ¡MIS PIERNAS! ¡¡¡¡ ¿DONDE ESTAN MIS PIERNAS?!!!!!!!”

Juegos divinos

Corre a resguardar de la llovizna la ropa casi seca. Ve que cesa la lluvia y vuelve a tenderla. De nuevo empieza a caer el agua; a recoger. Desiste a la tercera vez y deja que se empape.

Por un agujero entre las nubes, los dioses llevan la puntuación: a ver quién atina más gotas a la camisa roja.

Extravíos

A mi abue

Decía mi abue que no debe uno dormirse con sed, pero lo olvidé. El motivo es que si el alma se levanta a tomar agua, se la puede comer un gato. Me acordé al verlo pasar y me escondí en el primer agujero que se me apareció; el problema es que ahora no hallo mi cuerpo.

Sin rencores

Ah, estos humanos, me hacen sonreír. Ya me llevaba al enfermo, cuando uno de ellos hizo un agujero en el cráneo para aliviar la presión.
Está bien, que piensen que le ganaron a la Muerte. En el momento de la operación, dejé caer en el cerebro una bacteria resistente a todo.

Tome sus precauciones

Contemplaba llover a través de su ventana: cada gota formaba un agujero humeante en el piso, los paraguas, la ropa, las personas que corrían, los autos. Cuando se cansó del espectáculo, volvió a su periódico. El titular, en grandiosas mayúsculas, decía: “Los altos índice de polución provocarán lluvia ácida de agua regia”.

El lado oscuro

Todo eso de las muchachas sexys, el glamour y la vida de diversión son puros cuentos. Tan bien que iban mis vacaciones. Esto de ser vampiro no me está gustando.
Tenía tanta hambre que me fui sobre el primero que conocí en el antro y lo traje. Ahora todos aquí piensan que soy gay.
Se defendió como energúmeno, así que vinieron de la recepción del hotel para decirme que se quejaron del ruido. Casi me pescan in fraganti.
Ahora tengo que recoger todo este desastre —yo que odio limpiar— y luego a ver dónde carajos me deshago del susodicho antes de que reviva y me reclame.
¿Esto será mi vida de aquí a la eternidad? ¡Sólo llevo transformado treinta y seis horas!

Voluntario

Los vampiros que esperan el resultado de la prueba se despiden de él, uno a uno, con abrazos y vítores. Emocionado, se ajusta las gafas oscuras. Cubierto con bloqueador solar FPS 100, sale a la luz del sol que nace, decidido a hacer historia.

Engaño perfecto

En la cama, se miran en silencio con reproche y fastidio. ¿Cómo diablos iban a saber que eran un íncubo y un súcubo?

Vampiros en tiempos modernos

Qué idiotez. Otro hallazgo que urge que conozcan los demás. Tanto cuidarme de que no me claven una estaca, que no me vayan a poner un diente de ajo en la boca, que no dejen por ahí una hoz o rieguen semillas, para venir a quedar inmovilizado por una estúpida espera en el teléfono.

Comida rápida

Recicle a sus chupados. Rellenos urgentes en menos de 30 minutos. Pedidos al Banco de Sangre, teléfono 55866011. Preguntar por Sr. Nosferatu.

Elecciones

Los nahuales de América esperan lograr la mayoría necesaria para gobernar. Creen tener suficientes méritos con el miedo de las poblaciones donde viven como brujos y piensan que los demás americanos los apoyarán. Los candidatos de los vampiros europeos, aunque prometen eliminar la iluminación en las noches, acceso gratuito a bancos de sangre en casos de urgencia, y espacios seguros para ataúdes, no cuentan con muchas simpatías, ya que su vanidad y exhibicionismo han ocasionado el exterminio de muchos. Las minorías africanas, asiáticas y de Oceanía no representan competencia: fuera de sus países son poco conocidos, pero su voto puede ser decisivo, como hizo notar una lamia en su discurso.

Resultados: los vampiros americanos transformados por europeos —debido a lealtades divididas— han decidido abstenerse, así que tendrá que haber una segunda vuelta

Ruta migratoria

La distracción le costó. El murciélago cayó en la red y antes de darse cuenta de nada, estaba en manos de los humanos. Tras breve e inútil forcejeo se dejó manipular, esperando el momento oportuno de huir. Súbitamente, se vio libre y echó a volar.
Al llegar a la fiesta y retomar su forma, se encontró con las risas de los demás vampiros: de su oreja derecha cuelga, cual pendiente, un chip de localización GPS.

Retraso de vuelo

Maldición. Tanto planear el condenado viaje a través del Atlántico: comida especial por “alergia al ajo”, visas, boletos, pero sobre todo, horarios. ¿Y ahora? ¿Cómo hace un vampiro para bajar del avión en pleno día?

Estereotipos, o Physic du rol

Antes, aunque la situación era difícil, aún podíamos alimentarnos de una chica guapa. Todo empeoró con esas malditas películas. Quise ir a morder a los protagonistas, pero lo pensé mejor, porque entonces la competencia sería real.

¿No se pueden conformar con un vampiro común, vestido con ropa de algodón, chaparrito, moreno, un poco gordito y con calva incipiente? ¡Ah, no! ¡Ahora todas quieren que uno luzca como Brad Pitt, Tom Cruise, o Robert Pattinson!

Certeza

 —Lo veo, doctor, se está riendo de nosotros desde ese rincón; es el “vampiro de los días”, él me lo dijo. ¿No me cree? Ya verá: diariamente también a usted le robará 24 horas.

El del murciélago

“Se me antoja un ron” pensó, así que buscó un bar. Botella y media después, decidieron él y su recién conocida amiga que tenían suficiente. Afuera, exhibió por fin los colmillos y paladeó con fruición su marca favorita.

El valiente dura hasta que... el otro se puede defender

La casa cercana hace a la cripta muy incómoda. Todos los días y a todas horas se oyen gritos infantiles de auténtico dolor, de ésos que desgarran el espíritu del que los escucha. Y aunque él —como cualquier vampiro— carezca de alma, no lo dejan dormir. Algo habrá que hacer.
Esa noche muerde a las víctimas que seleccionó. Piensa con placer que una vez que se transformen, los gritos tendrán timbre adulto y, si el sujeto tiene suerte, durarán una sola noche.

Las ventajas de la madurez

El joven que se encuentra frente a ella le recuerda a alguien. Alto, rizos cortos, nariz recta y labios carnosos... ¿A quién se parece?

Sonríe al acordarse: en aquel tiempo era demasiado tímida. Recién transformada y torpe para las relaciones, no se atrevió a acercarse al romano, quien fue el modelo para el Adán que Miguel Ángel pintó en la Capilla Sixtina. Nunca supo qué fue de él.

Cuando el metro se detiene y el muchacho se apea, la vampiresa va tras él. Coincide con el genio florentino: tal belleza merece la inmortalidad.

Todo en un bolsillo

¿Quién dijo que hay que cargar con el ataúd, la tierra y todas esas cosas? Sólo los más puristas vampiros insisten en eso. Por favor, hay que ir a la par de los tiempos. En esta época se requiere practicidad, ligereza, movilidad. Yo estoy listo en un minuto, gracias a mi bolsa para cadáveres.

La fuente de la eterna decrepitud

Se siente melancólico, viejo, cansado; siglos de errar pesan sobre su espalda. Sus capacidades están intactas, pero no se entera. Añora los días en que creía controlar el mundo.
 Por eso rechaza a las mujeres, antes que ser herido en su amor propio (que en los vampiros es enorme). Se alimenta sólo en caso extremo y se conforma con cualquiera.
Nunca se enterará que esos pensamientos son más efectivos que una estaca, la luz del sol o el olor del ajo, para acabar con los muertos en vida.

Vampiro ecologista

Aunque el sabor sea desagradable, es cuestión de principios: está resuelto a morder todas las especies en peligro de extinción.

Y vivieron felices para siempre

El vampiro no besó a la princesa en los labios: mordió su yugular.

Vampiro pobre

Suspira con envidia al recordar el ataúd de oro del “rey del pop”, mientras desenrolla su petate.

Conclusión

He reído a carcajadas al leer todo lo que los humanos escriben sobre vampiros. Mi especie está a salvo: continúan creyendo en los ridículos mitos de siempre.

Lóbrego desencanto

—Mamá ¿qué significa “no todo lo que brilla es oro”?
—Mira hacia arriba.
— ¡Aaahh! ¿Las estrellas no son de oro?

Policías y ladrones

A sus seis años ya es un niño grande, sabe que los disparos que se ven en la tele son de mentiras. Por eso, cuando le muestran el arma, no tiene miedo.
Pero no todo lo que brilla es oro: hoy espera en el quirófano a que tomen sus órganos para dar nueva vida a otros pequeños pistoleros.

Y los niños aprendieron

—¡Ven! ¿No quieres jugar a “la familia”?
—¿Cómo se juega?

—Tú y yo somos la mamá y el papá. Delante de los demás nos reímos, nos abrazamos, nos besamos; pero detrás, nos gritamos, nos insultamos y nos pegamos.

Si nos ven, pierde el que tenga la culpa.