1 mar. 2012

Trabajo estéril

Este terreno es difícil de perforar. Se coloca casco, lentes de seguridad y guantes, e inicia. Prueba varias veces en distintos lugares.
Mucho rato después y con la probóscide torcida, el mosquito desiste. Ya encontrará otra víctima, una que no tenga enfermedades de la piel.

Competencia de miradas

Se observan fijamente. Los separa una breve distancia, que la salamandra acorta poco a poco, sin romper el contacto visual.
Gana la mosca. ¿Su premio? Ser digerida rápidamente.

Mundo marsupial

La primera vez que vió el exterior la recibió una enorme sonrisa muy blanca, mientras muchos ojos le guiñaban en la distancia. Se sintió bienvenida.
Por eso ahora, cuando sus crías están listas para salir con sus ojitos por fin abiertos, siempre espera a que sea una fresca noche estrellada de cuarto menguante.

*Para todas las zarigüeyas, hermosos animalitos incomprendidos en la península de Yucatán.

Escándalos

Se retiró a sus aposentos en silencio, disfrutando (¡por fin!) de la calma doméstica. Por fortuna, el olor a sangre sí permite dormir.

Inconsciente dual

Su amor fue un secreto tan bien guardado, que ni ellos supieron de su existencia.

Oferta y demanda

Para disfrutar de estos lujos, hay que sacrificarse. Todas las noches recibe en la celda, por turno, a sus acreedores.

Dieta

La tristeza lo invade. Se siente culpable y promete que la siguiente vez dejará de lado, al menos, los huesitos.