20 abr. 2014

Defensas inexpugnables

- ¡Yo soy el amo de este mundo! ¡Aquí no existe más verdad que la mía!- volvió a declarar a voz en cuello. -¡Más vale que todos se enteren! ¡Y no me importa si están de acuerdo o no! ¡Nadie puede lastimarme aquí! Éste es mi reino y aquí mando yo, y si alguien me hace algo, lo paga. -declaró, contundente. -¡Lárguense, criaturas rastreras, lo único que quieren es someterme a ustedes! 
Los que pasan por ahí ven con curiosidad al patético ser, que desde un sórdido rincón, y dentro una celda que parece construída por él mismo, grita con hostilidad a todo el que se acerca.
Los que se aproximan más de la cuenta, no tardan en retirarse, entre confusos y divertidos, al ver que el ser se halla en una prisión con la puerta abierta de par en par. 

15 abr. 2014

Pérdida inexplicable

Los agentes de la ley fueron sorprendidos por un extraño fenómeno: se les reportó que al arcoíris le faltaba el color amarillo. Lo buscaron exhaustivamente, sin hallarlo. Muy despacio, el arco incompleto fue desapareciendo de la vista, conforme anochecía. Esto no fue impedimento para celebrar la fiesta de disfraces del pueblo, en la que los ganadores del concurso fueron la familia de unicornios: lucían unos resplandecientes trajes de sol.

Sin salida

Las ratas blancas platicaban. Eran las vacaciones de Navidad, de manera que no había nadie en el laboratorio de Farmacología.
—Entonces, ¿crees que podremos? —dijo una de las más indecisas.
—Claro — contestó el líder—. Cuando reanuden las clases, estaremos todas fuertes y bien alimentadas. En cuanto abran la puerta de cualquier jaula, todas podremos atacar a la vez y escapar, pues no se esperarán eso de nosotros. Las que logren salir, abrirán las jaulas restantes. Y a ver con quienes hacen sus dichosos experimentos de la sustancia negra, sea lo que sea eso.
—De acuerdo —asintieron varias.
Al reiniciar las actividades, la vida siguió su marcha en la escuela de medicina: las ratas fueron llevadas en sus contenedores a probar un nuevo gas anestésico, con el que también fueron sacrificadas, para examinar después sus hígados. Nunca se abrió ninguna puerta.

Patagonia


En su lejana tierra dicen: "Usted no diga frío, hasta que vea pingüinos". 
Bien, ya no tiene frío. El efecto letárgico de la hipotermia lo invade, mientras la imagen de los magníficos animales que lo rodean, se va borrando de su mente.

Prejuicios


—No. No voy operar a un paciente HIV positivo. Que lo hagan los residentes. —Sentenció con aire de superioridad el médico adscrito. —No pienso ponerme en riesgo, tengo una familia qué cuidar. No voy a exponer a mis hijas. 
—Entonces ¿te dejamos al paciente de la hernia inguinal?
—Sí, yo me encargo. 
Durante el transoperatorio hubo un accidente, y el cirujano se cortó. Avisaron a Medicina Preventiva y se hicieron los análisis de rigor. 
Un mes después, todo el hospital sabía que el paciente estaba bien. Este cirujano, afortunadamente, no le contagió el HIV que contrajo, sin saberlo, de su amante.