25 sept. 2014

Medidas desesperadas

Las consecuencias son impredecibles, pero el premio del concurso es una cantidad estratosférica. Eso de tener que pescar un cocodrilo moviendo las piernas en el agua, puede calificarse como deporte extremo.